La rompemos.

La necesidad es la madre de todos los inventos, y la desgustación la necesidad más apolínea.

Proximamente.